Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Actualidad cultural Actualidad Putin no es el único problema de Obama

Putin no es el único problema de Obama

Escrito por: Carmen Fernández Aguinaco
Marzo - Abril 2014

En la reciente entrevista de Barck Obama con el Papa, durante cincuenta y cinco minutos se trataron, –según el escueto comunicado de la Santa Sede– cuestiones “de especial importancia para la Iglesia en el país como el ejercicio del derecho de la libertad religiosa, a la vida y a la objeción de conciencia”. Los dos líderes también instaron a “erradicar el tráfico de seres humanos en el mundo” y abordaron el delicado tema de la “reforma migratoria” en Estados Unidos, que afecta a millones de inmigrantes latinoamericanos ilegales en ese país. Además, pidieron que “el derecho internacional y humanitario sea respetado en las zonas de conflicto” y se busquen “soluciones negociadas” entre las partes involucradas.

El pasado 24 de marzo se celebró en la Haya la III Cumbre Internacional sobre Seguridad Nuclear, en la que participó el Presidente de los Estados Unidos. A su paso por Amsterdam, Barack Obama, aseguró que su país y la Unión Europea están “unidos” en la decisión de imponer a Rusia “un precio” por la anexión de la ex-república autónoma ucraniana de Crimea.

Vladimir Putin está siendo más que un dolor de cabeza. Al margen de la cumbre, el presidente estadunidense convocó también a sus socios en el Grupo de los Siete (G-7) (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Canadá y Japón) para una reunión extraordinaria dedicada a la crisis entre Ucrania y Rusia. El grupo buscó una respuesta común traducida en la exclusión de Rusia del llamado G-8, (el grupo de las ocho mayores potencias mundiales, formado por los países del G-7 más Rusia). La respuesta de Putin ha sido poco más o menos “me importa un bledo”. Con risas y bromas ha respondido también a la amenaza de sanciones económicas.

El secretario estadunidense de Estado, John Kerry, se reunirá con el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergueï Lavrov, tras la última ronda de sanciones impuesta por la Casa Blanca a una serie de personalidades cercanas al gobierno de Moscú…

Rusia es un hueso duro de roer… Su potencia nuclear, su poderío económico y la firme decisión de no ceder un ápice en Crimea, dificulta cualquier operación, que no sea la diplomática o meramente simbólica por parte de Washington y sus aliados.

La realidad es que Estados Unidos y la Unión Europea, en materias de reacciones frente a un país poderoso como Rusia, se cuidan mucho de tomar decisiones que incomoden demasiado enMoscú y que podrían volverse en contra de sus intereses.

El Tratado de Partición del año 1997 firmado entre Ucrania y Rusia permite la presencia de tropas rusas en Crimea y su aumento unilateral, en números significativos lo que hace que Washington, Londres y Berlín, no tengan el menor deseo de soluciones militares. El 70% de toda la Flota Rusa del Mar Negro se encuentra en Crimea con 25.000 hombres, flota que es posible ampliar “legalmente”. Difícil resulta para Estados Unidos criticar la Base Naval rusa estacionada en Sebastopol y lo que pueda realizar Rusia en función de sus intereses estratégicos cuando la V Flota de Washington está radicada en el Golfo Persico y la VII Flota en el Pacífico oriental y las dos realizan maniobras en todo su entorno, sin que ello haya significado condena internacional alguna.

El referendum para la anexión a Rusia generó el inmediato apoyo del gobierno de Moscú y la condena de Estados Unidos. El premier inglés David Cameron y la canciller alemana Angela Merkel señalaron, según consignó el portavoz oficial de Downing Street que “el referéndum del 16 de marzo puede ser ilegal y anticipa consecuencias para Rusia si pretende legitimarlo. La prioridad es rebajar la tensión y que Rusia participe de un grupo de contacto lo más pronto posible para abordar la crisis ucraniana”.

Son escasas las acciones que puedan hacer retroceder a las autoridades rusas en Crimea pero las fuertes presiones de los sectores más duros de Estados unidos y la OTAN, ligados a los complejos militares-industriales obligan a presentarse con dureza, a sabiendas de que con Rusia dificilmente se podrán ejecutar. Si anteriormente Crimea fue anexada a Ucrania, en virtud de leyes soviéticas, es decir las leyes del Partido, sin preguntar a la población, resulta que ahora –argumenta Putin– el pueblo mismo ha decidido corregir ese error. Esto debe ser apoyado en lugar de sancionado. Los crimeos en el referéndum han corregido –dice Moscú– el error de la era soviética. Las amenazas de occidente de aplicar sanciones contra Rusia son inoperantes frente a la voluntad del pueblo de Crimea y su posible adhesión a la Federación rusa.

Además Rusia tiene una llave energética en sus manos y eso bien lo saben los europeos que reciben de tierras rusas el 30% de sus necesidades de gas y de éste el 60% pasa por territorio ucraniano. Por otra parte, el Departamento de Estado norteamericano ha estimado que Ucrania abastece el 17% del total de trigo y maíz que consume el mundo, y es el tercer productor tras Estados Unidos y Argentina. Producción que pasa en un 90% por el puerto de Sebastopol.

Los políticos y militares estadounidenses tienen algo claro en esta crisis ucraniana: no se puede utilizar la fuerza militar contra Putin pero, como medidas cosméticas exigen que Obama sea firme.

El oso ruso no estaba dormido como pensaban en Washington, Londres y Berlín y se han dado cuenta que sus garras están más afiladas que nunca a la hora de defender lo que consideran “el mundo ruso” y su vital acceso al mediterráneo desde el Mar Negro.

Y a vueltas con el Obama Care

La Ley de Asistencia Médica Asequible, (popularmente Obama Care) sigue generando controversia. Algunos estadounidenses la consideran como el mayor logro del presidente mientras para otros es su mayor fracaso.

La encuesta de Gallup mostró hasta qué punto está dividida la opinión pública frente a la ley con el 36% de los encuestados que la consideran como su mayor fracaso y el 22% que opinan que es su mayor logro, en ambos casos ocupando la cabeza en las clasificaciones. “La captura de Osama bin Laden” y “terminar las guerras” empataron en el segundo lugar en la lista de los logros del mandatario estadounidense con el 7% de los votos cada uno del total de 1.031 estadounidenses que participaron en el sondeo.

Los encuestados completaron la lista de los mayores fracasos de Obama con la falta de voluntad de colaborar con los republicanos con el 9% de los votos y “la falta de comunicación” con el 5%.

Como era de esperar, la sociedad está profundamente dividida en lo que se refiere a preferencias partidistas. Cuando se preguntó sobre el mayor logro del presidente, el 40% de los republicanos participantes en el sondeo dijeron que no tiene ninguno, mientras que el 39% de los demócratas, en respuesta a la misma pregunta, afirmaron que es precisamente la Ley de Asistencia Médica Asequible.

A principios de este mes, el sitio web PolitiFact otorgó el premio Lie of the Year 2013 ('mentira del año') al presidente Obama por sus declaraciones en las que afirmaba que la Ley de Asistencia Asequible permitiría a los estadounidenses mantener sus seguros médicos.

Algunos estudios económicos apuntan precisamente a lo contrario. Cabe señalar que de los 23 millones de estadounidenses que obtendrían la cobertura en virtud de Obamacare, 17 millones no tendrán una cobertura real, sino que simplemente serán cubiertos por el sistema de Medicaid, con todos sus problemas de acceso y calidad. Por lo tanto, sólo aproximadamente 20 millones de estadounidenses recibirán una verdadera cobertura de seguro en virtud de Obamacare. Eso es sin duda una mejora en relación con lo anterior, pero también es muy lejano de la cobertura universal –y nada eficiente– tomando en cuenta el siempre creciente costo del programa.

Al mismo tiempo, la ley es un fracaso a la hora de controlar costos. Se prometió que la reforma de salud “reduciría los costos", pero en realidad va a aumentar el gasto en salud de EE.UU. Esto no debería ser una sorpresa: si ofrece más beneficios a más personas, va a costar más dinero. Y que la ley no logre controlar costos significa que aumentará considerablemente la ya pesada carga del gasto público, los impuestos, y la deuda. Pero también se pagará más en las primas de seguro. El presidente prometió que la reforma de salud reduciría las primas de seguro en 2.500 dólares anuales. Sin embargo siguen aumentando a niveles sin precedentes. Y si bien hay muchos elementos que las aumentan, Obamacare es uno de ellos.

No es este el único punto conflictivo de la ley. El pulso que sostiene Obama con los movimientos Provida, crecientes en el país, apoyando cordialmente a la mayor central abortista del mundo Planet Parenthood, lo enfrenta también con hospitales e instituciones de titularidad católica.

En una declaración, aprobada por unanimidad, publicada el 13 de noviembre, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés) renovó su oposición al mandato federal de anticoncepción, que exige a los empleadores ofrecer seguros  salud que cubran anticoncepción, esterilización y algunos medicamentos que pueden causar abortos tempranos, incluso si hacerlo viola sus convicciones religiosas. El mandato abortista, realizado en virtud de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ObamaCare) está siendo contestado por más de 200 demandas en todo Estados Unidos. Las demandas se encuentran en diferentes etapas del proceso judicial, y podrían llegar a la Corte Suprema de Justicia en un plazo futuro. A pesar de que el gobierno de Barack Obama realizó un proceso para revisar el mandato, los defensores de la libertad religiosa en el país han advertido que los cambios realizados no son suficientes para garantizar el derecho constitucionalmente protegido del libre ejercicio de la religión. Quizá tras la entrevista con el Papa Francisco se encuentre alguna salida al litigio.

También la inmigración

La misma Conferencia es muy crítica con las decisiones de las administraciones en el tema de la inmigración y lleva adelante una lucha por la reforma de las leyes de extranjería en el todo el país.

El pasado mes de noviembre los obispos dirigieron una carta al Presidente de la Cámara de Representantes urgiendo a la reforma de la ley: “Como pastores, nosotros somos testigos a diario de las consecuencias humanas de un sistema migratorio que no funciona. Las familias son separadas por la deportación, trabajadores migrantes son explotados en sus trabajos; e inmigrantes mueren intentando cruzar el desierto. […] las enseñanzas de la Iglesia apoyan el derecho de las naciones soberanas de proteger sus fronteras. […] la reforma migratoria protegería ese derecho y recuperaría el orden a la vez que defendería los derechos humanos y la dignidad de la persona. […] les exhortamos a que aprueben finalmente una ley de reforma migratoria que: 1) establezca un camino justo y accesible a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados que viven en el país; 2) la creación de un programa que permita acceso futuro a trabajadores migrantes para que entren al país de manera segura y legal y con las protecciones adecuadas; 3) que se reafirme la reunificación familiar como la base del sistema migratorio de nuestra nación y que se agilice la reunificación de familias, basada en el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer; 4) la restauración de protecciones básicas para inmigrantes, incluso protecciones contra detenciones innecesarias; 5) mejorar las protecciones para refugiados y solicitantes de asilo; y 6) la evaluación de las causas de la inmigración, como pobreza y persecución, y la adopción de políticas que aborden estos factores”. 

Es muy posible que Obama, antes de finalizar su mandato, consiga esta reforma de la ley. Sus manifestaciones tras el encuentro con el Papa, parecen indicar que quizá algo se mueva en este sentido. ©


Carmen Fernández Aguinaco

Colaborado de la revista Crítica desde Chicago - Actualidad -.


 

 

 

 

El tiempo, una cuestión siempre abierta

El tiempo, una cuestión siempre abierta

El monográfico de éste número trata de definir, medir y pesar aquello que se nos escapa entre los dedos como granos de arena: El tiempo. En toda su amplitud, desde la perspectiva metafísica hasta la social, cultural y humana. Encuentre una fotografía de cómo pasa el tiempo a través del ser humano.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

La familia o la necesidad de andar por casa

La familia o la necesidad de andar por casa

Desde que el 22 de junio de 1981 el Parlamento español aprobara la famosa ley del...

Necesitamos testigos

Necesitamos testigos

Apropósito del Año de la Fe1 proclamado por el Papa Benedicto XVI, realizamos este número...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00
  • La familia o la necesidad de andar por casa

    La familia o la necesidad de andar por casa

    Viernes, 01 Marzo 2013 11:07
  • Necesitamos testigos

    Necesitamos testigos

    Lunes, 01 Julio 2013 14:23
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto