Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Actualidad cultural Actualidad Concentrar el voto: la carrera por conseguir un candidato

Concentrar el voto: la carrera por conseguir un candidato

Escrito por: Carmen Fernández Aguinaco
Enero - Febrero 2012

Eran muchos, al principio, los que pensaban arreglar la situación política y económica de Estados Unidos, a su propia manera. No necesariamente se sentían totalmente a gusto en el partido republicano, pero sabían que no podrían llegar muy lejos si no se unían a uno de los partidos, ya que los candidatos de partidos independientes apenas logran colocar su nombre en el ticket…o ser reconocidos.

Una campaña electoral en Estados Unidos cuesta mucho dinero: hay que montar un equipo fuerte, unas oficinas, un despliegue de anuncios en medios de comunicación, viajes, comunicados…Se dice que la campaña de Obama podría movilizar un billón de dólares. Pero Obama es sólo uno para todos los posibles contribuyentes demócratas. El alto número de candidatos republicanos podría significar una dispersión de fondos algo mayor. La dispersión no sólo alcanza a los fondos, sino también a las, ideas, moderación o extremismo en las posiciones, diferencias religiosas y, en última instancia, votos. Por eso, según la periodista Linda Feldman, del semanario Christian Science Monitor, toda la campaña se podría resumir en un núcleo: como el deseo más ardiente de los votantes republicanos es derrotar a Obama, van a votar con la cabeza más que con el corazón. Es decir, van a votar a quien ofrezca más garantías de ganar, aunque no sea el que más les guste.

Eran muchos y van desprendiéndose poco a poco hasta dejar los cuatro fuertes que todavía están en la carrera: Mitt Romney, Newt Gingrich, Rick Santorum, y Ron Paul.

¿Quiénes son los cuatro rostros opuestos a Obama?

Mitt Romney, previamente gobernador de Massachussets, considerado moderado en sus posiciones. Newt Gingrich, que fue portavoz de la oposición en el Congreso en tiempos de Clinton, convertido al catolicismo, muy rico, y de posiciones muy conservadoras. Rick Santorum, ferviente católico y también favorito de los más conservadores, y Ron Paul, ardiente liberal y conservador en posiciones morales.

Aunque podría parecer que Romney se consideraba desde el principio como el más fuerte, en algunas de las primarias Newt Gingrich le ha tomado la delantera. De todas maneras, Romney tiene la posibilidad de aprovecharse de un campo dividido y ganar, aunque sea por poco. Pero Romney podría no convencer a los más conservadores por, en su opinión, haberse “reinventado” en varias ocasiones. Si en algún momento defendía la opción del aborto o los derechos de los homosexuales, ahora se proclama pro-vida y defensor del matrimonio matrimonial. Además, es el autor de la reforma de la sanidad en Massachussets que se convirtió en el modelo para la propuesta de Obama, y eso deja a muchos conservadores inseguros. Y encima, está su religión mormona que, para muchos evangélicos, no es verdadero cristianismo.

En ciertos temas, como la carga fiscal, la inmigración, educación o el aborto, las posiciones de los cuatro están bastante igualadas.

En cuestión de impuestos, todos están de acuerdo en extender las deducciones de impuestos del tiempo de Bush; todos proponen una tasa fija que se sitúa entre el 15 y el 25% de ingresos totales. Mitt Romney apoya el ofrecer exenciones a hogares con menos de 20.000 $ de ingresos al año. Están de acuerdo, también, en deducir impuestos para empresas, modernizar el gobierno y cortar gastos de gobierno, vetar presupuestos desequilibrados, fomentar el libre comercio y eliminar algunos ministerios (como el de Medio Ambiente) para ahorrar gastos. A diferencia de sus tres contendientes, Santorum estuvo siempre en desacuerdo con los rescates a Wall Street de Bush y Obama.

En materia de energía, todos ellos apoyarían una mayor excavación petrolífera y se oponen al cierre de las centrales nucleares, aunque Romney también favorece inversiones privadas para la energía solar y aeólica. Romney está de acuerdo, hasta cierto punto, con la teoría del calentamiento global por la acción humana, mientras que Gingrich no está seguro y Ron Paul y Santorum opinan que es una mentira.

Otro punto importante de encuentro-desencuentro es el de la sanidad, y de gran importancia en los debates nacionales. Todos los candidatos republicanos prometen abolir la ley de Obama, que socializaría la sanidad en mayor grado que la actual fuertemente privatizada, aunque fue el propio Romney quien la inventó en su estado. Las propuestas de los candidatos como alternativas son dar opciones a los estados a no participar en programas federales, desanimar el uso de demandas judiciales por malas prácticas médicas, y promover cuentas de ahorro de salud y deducciones de impuestos para quienes compren sus propios seguros. Gingrich propone además reducir los beneficios de Medicare y

Medicaid (los programas de seguridad social para ancianos, jubilados y personas bajo el nivel de pobreza). Por su parte, Santorum propone pasar Medicare a un sistema de subsidios que permita a los ancianos comprar sus propios seguros.

La educación: el núcleo de toda promesa de futuro

La educación siempre es un fuerte campo de batalla para los políticos. En los últimos tiempos la mayoría de los candidatos se han proclamado a sí mismos como “paladines de la educación”, un problema que parece agravarse cada vez más y que se complica con la situación económica, la crisis familiar, y la diversidad social y étnica cada vez más en aumento.

La propuesta de educación de Bush, llamada No Child Left Behind (que ningún niño se quede atrás) ha sido muy criticada por algunos, sobre todo Ron Paul, que opina que fue un desastre. Tal programa legislaba el uso de standards (impuestos por cada estado), niveles de responsabilidad de los maestros y paso al siguiente grado dependiendo de los resultados. Aunque recibió apoyo mayoritario de los dos partidos, la práctica del plan parece haber tenido más complicaciones, al haberse introducido en algunas ocasiones una instrucción dirigida a que los niños pasaran el test más que a un aprendizaje real, y el ajuste por parte de algunos estados de los standards, lo cual enmascara el nivel real de educación ya que lo que en un estado se considera una puntuación alta, para otro estado puede representar un nivel mucho más bajo. Paul, fiel a sus posiciones libertarias, propone eliminarla, ofrecer deducciones de impuestos a familias que sacan a sus hijos de la escuela pública, favoreciendo la escuela privada y la educación en casa. Desea, incluso, eliminar el Ministerio de Educación. Gingrich también favorecería la educación privada y Santorum defiende un curriculum extremadamente conservador, incluyendo la defensa del creacionismo y la oración en las aulas. Romney, más moderado en esta posición, promete mantener el ministerio de educación y el programa No Child Left Behind. Apoya las concertaciones con escuelas privadas, los exámenes standardizados a nivel nacional e incentivos para maestros basados en los resultados obtenidos.

Estados Unidos y el resto del mundo

Quien herede (o continúe) la presidencia de Estados Unidos se va a tener que enfrentar con gravísimas cuestiones de política exterior. Se necesita alguien con enormes dosis de conocimiento, sabiduría y prudencia. Uno de esos campos es el de las relaciones con China. No se trata solo de un asunto político, sino de una cuestión económica de altísima importancia. La relación con China siempre ha sido un punto delicado: por un lado, todos sienten la resistencia a negociar con un país que tiene un record de derechos humanos tan penoso; por otro, no hay remedio por la dependencia económica tan grande a la que se ha sometido prácticamente todo el mundo. Santorum, sin embargo, considera que Estados Unidos tiene la obligación de vencer el socialismo sin Dios de China y abogaría por una presencia militar más fuerte en el Mar del Sur de China. Ron Paul, desde su posición libertaria, defiende el mantenerse al margen de la política china y continuar las relaciones que comenzó Nixon.

Hay otros temas internacionales de gran alcance también, como el Oriente Medio y el terrorismo. El primer punto fuerte sería Irán, que a Santorum, Romney y Gingrich les parece una amenaza grave y contra quien actuarían con fuertes sanciones. Ron Paul, por su parte, eliminaría toda la ayuda exterior, incluida la de Israel. Opina que un proceso de paz dirigido por Estados Unidos es una equivocación, ya que Israel es nación soberana y se opondría también a sanciones contra Irán que, en su opinión, sólo agravarían las hostilidades y el deseo de Irán de utilizar armas nucleares. En materia de terrorismo, Gingrich, Romney y Santorum apoyan una acción militar decidida y una “larga guerra” contra el terrorismo. Ron Paul asegura que el ataque al terrorismo es, en sí mismo, una amenaza a las libertades de los ciudadanos americanos. Propone que todas las tropas regresen a casa inmediatamente.

Cortejando el voto: religión e hispanos

Mientras que candidatos como Gingrich o Santorum en cierto modo buscan el voto de las secciones más religiosamente conservadoras, como puede ser todo el cinturón bíblico del sur del país, Romney y Paul no lo tienen tan seguro. Romney es mormón y eso le acarrea la sospecha de muchos evangélicos que no consideran la fe mormona como cristiana.

Pero quizás donde más se la jueguen los candidatos es con el voto hispano. La población hispana está creciendo enormemente y un alto porcentaje adquiere la ciudadanía y puede votar. Los candidatos cortejan el voto hispano, pero a menudo muy torpemente. Saludan en español; recuerdan repentinamente que tienen un familiar o amigo que habla español… y poco más. Sus propuestas de políticas de inmigración no están de acuerdo ni con el sentir popular ni con la doctrina social de la Iglesia. Todos, incluyendo los dos católicos Gingrich y Santorum, están a favor de un control muy estricto de la frontera incluso con la sugerencia de construir más kilómetros de muro, sanciones para quienes emplean a indocumentados, y una oposición visceral a las propuestas de legalización de jóvenes estudiantes indocumentados (el DREAM Act). El Dream Act permitiría que jóvenes que llegaron a Estados Unidos muy pequeños con sus padres indocumentados y que en realidad no conocen otro país más que éste, pudieran acceder a estudios universitarios y pasar a engrosar la fuerza laboral. Sin embargo, hay una gran oposición a esta medida por considerarla casi un premio a una acción ilegal. Estas posiciones ciertamente no les van a hacer simpáticos a los amplios sectores de votantes hispanos, aunque sí les ayuden con los votantes más ultraconservadores.

Es pronto para saber quién va a ganar la carrera. Hay momentos en que las encuestas favorecen a Romney, pero en Carolina del Sur Gingrich ganó ampliamente. Gingrich opina, sin embargo que hay gente incluso en el partido republicano que no quiere que gane las primarias porque no ofrece tantas garantías de ganar contra Obama… La política interna de un partido puede llegar a ser más complicada que una elección nacional simple. Y es posible que al final no gane quien más gusta, sino quien más pueda. No parece muy esperanzador, pero sí bastante realista.©


Carmen Fernández Aguinaco

Desde Chicago


 

 

Repaso a nuestros miedos

Repaso a nuestros miedos

¿Qué es el miedo? ¿Cuál es su origen? ¿Son diferentes los miedos de la mujer y del hombre? La construcción social del miedo; El miedo en niños y adolescentes; El miedo desde la perspectiva de la fe; Miedo y pobreza; Miedo y vejez; El cine y el miedo; Miedos cotidianos; El miedo a la muerte, al fin del mundo... En éste monográfico trataremos de dar respuestas a los interrogantes y tratar el miedo desde todas las vertientes.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Consumo y ciudadanía

Consumo y ciudadanía

La ciudadanía no consiste únicamente en tener derechos, sino también...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Consumo y ciudadanía

    Consumo y ciudadanía

    Martes, 01 Julio 2008 11:17
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto