Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Actualidad cultural Arte La primavera del Renacimiento

La primavera del Renacimiento

Escrito por: Carmen del Vando
Mayo - Junio 2013

La escultura y las artes en Florencia, 1400-1460
Palazzo Strozzi – FLORENCIA (Hasta el 18-8-2013)
Museo del Louvre – PARÍS (Del 26-9-2013 al 6-1-2014)

 El retorno a la antigüedad se materializó gracias al 'redescubrimiento' de los clásicos, que caracterizó la vida cultural del Renacimiento. El mismo concepto humanístico de renacimiento, que implica la idea de un despertar tanto del espíritu como del arte de la edad clásica, teorizada en el siglo XIV por Petrarca, llegó a influenciar a los artistas entre finales de ese siglo y principios del XV. Incluso los maestros ligados a la cultura gótica demostraron un fuerte interés por el arte clásico, si bien fue en el ambiente florentino del primer Cuatrocientos cuando el ahondamiento en la antigüedad asumió el valor de auténtica conquista. 

Para los protagonistas del primer Renacimiento florentino, el clasicismo representó no sólo el estímulo a ejecutar obras nuevas sino también a redescubrir la naturaleza, la representación del cuerpo humano, de sus movimientos y de su alma.

Pero el objetivo que se fijaban no era el de crear obras similares a las de los antiguos, ya que eran concientes de la lejanía histórica y cultural que los separaba de la época medieval. De hecho, los clásicos, ya se tratara de textos literarios o figurativos, fueron estudiados, indagados y medidos. Cabe citar que entre 1402 y 1404, Brunelleschi y Donatello llegaron juntos a Roma para profundizar en los conocimientos de la antigüedad. Los dos artistas florentinos fueron los primeros en emprender aquel viaje de investigación y de formación, una aventura que se demostrará fundamental para los artistas italianos y extranjeros hasta el siglo XIX.

Donatello y Brunelleschi adquirieron un conocimiento extraordinario del mundo figurativo de la antigüedad y en eso basaron su labor de renovación de la escultura y la arquitectura italianas. El periodo de asimilación fue largo puesto que la antigüedad no estaba considerada simplemente un repertorio de modelos iconográficos o estilísticos, para copiar servilmente. Más bien se entendía como una mina de estímulos para afrontar cuestiones nuevas.

La escultura hizo brotar el Renacimiento

Con un título emblemático, esta exposición enfoca los orígenes de lo que aún es definido el "milagro" acaecido en la Florencia del siglo XV, principalmente por parte de la escultura, el arte que primeramente y con más intensidad floreció en aquel extraordinario periodo.

Tres son los motivos que han convencido a Beatrice Paolozzi Strozzi, directora del Museo Nacional del Bargello, y a Marc Bormand, conservador del departamento de escultura del Museo del Louvre, a rendir este justo homenaje al amanecer de aquella gloriosa época: "Ilustrar los orígenes del Renacimiento es una experiencia apasionante, por la belleza e importancia de las obras y, al tiempo, una empresa casi imposible si a través de esas obras se trata de explicar el fenómeno quizá más complejo, más controvertido y más sorprendente de toda la historia del Arte". Si bien la comisaria deja claro que: "Renacimiento es un término demasiado usado en Florencia y en el mundo, identificado muy a menudo con los años en que trabajaban artistas como Miguel Ángel, Botticelli y Leonardo. Por consiguiente, hemos considerado oportuno enfocar los orígenes de esta extraordinaria época, que empieza con la escultura y hacia la cual muy raramente se han encendido los reflectores..."

Por encima de todo, se quiere recordar el papel importantísimo de la escultura en el Renacimiento. Por ello, la exposición presenta 140 indiscutibles obras maestras que llegan de museos de todo el mundo, para demostrar que en Florencia la escultura "renació" dos decenios antes que la pintura. Y lo hace con obras de absoluta excelencia, como las esculpidas por Ghiberti, Donatello, Brunelleschi, Luca della Robbia, Nanni di Bartolo, Agostino di Duccio, Michelozzo o Mino da Fiesole, acompañadas por las pintadas por artistas de la talla de Masaccio, Filippo Lippi, Andrea del Castagno o Paolo Uccello;

Sigue en importancia la restauración de algunas obras que retoman su antigua lozanía, como el San Ludovico de Tolosa, una estatua de bronce dorado, esmaltes y cristal de roca, encargada a Donatello por parte de los güelfos para la iglesia de Orsanmichele, realizada entre 1422 y 1425. La estatua, compuesta por diez fracciones fundidas una a una, doradas con fuego y ensambladas, representa al santo con una inocente fisionomía de adolescente, bendiciente, con capa pluvial sobre la vestidura franciscana y una gran mitra. La obra deja claro la valiente experimentación de Donatello (completamente vacía en su interior), cuya restauración se ha llevado a cabo a la vista del público en el Museo de la Ópera de Santa Cruz de la capital toscana.

La relación de Florencia con el resto del mundo

Florencia está jalonada de imponentes estatuas, por ello esta exposición quiere sellar esta proyección de la cuna del Renacimiento hacia ese mundo exterior que la visita ininterrumpidamente.

•El contenido de la exposición se abre con una mirada hacia los siglos XIII y XIV, con las obras de Nicola y Giovanni Pisano, Arnolfo di Cambio, Giotto, Tino di Caimano, que se adueñan también de la riqueza expresiva del Gótico, especialmente el de origen francés según el primer apartado La herencia de los padres: aquí, podemos comprobar cómo el lenguaje escultórico del Renacimiento se debe a Nicola Pisano, que se forma en los sarcófagos y otras antiguas piezas, reunidos en el Cementerio de Pisa, fuentes de inspiración para las generaciones sucesivas por parte de artistas toscanos.

• Florencia 1401: el alba del Renacimiento: Los relieves del Sacrificio de Isaac, realizados por Lorenzo Ghiberti y Filippo Brunelleschi para la asignación de la segunda puerta del Baptisterio, constituyen un hito en la historia del arte, que, aún permeados de la tradición del Gótico internacional, demuestran un gran conocimiento de la escultura antigua. De fondo, el modelo de madera de la cúpula de Brunelleschi -no sólo escultor sino también gran arquitectoen el que se resume el nuevo concepto del espacio y de la historia. Nace entonces, en el entorno de la Catedral, un nuevo lenguaje expresivo que transforma la Ciudad de la flor de lis en capital artística del Renacimiento.

•La romanitas civil y cristiana: El despertar renacentista en Florencia queda determinado por coyunturas sociales, económicas y políticas, que se manifestan a principios del siglo XV. Al éxito de la República le acompaña un creciente orgullo ciudadano. La libertas florentina, legado de aquélla Roma republicana, se presenta como ejemplo para los otros estados italianos, mientras sus habitantes parecen meditar el ideal ciceroniano del buen ciudadano. A través de los escritos de los grandes cancilleres-humanistas Coluccio Salutati y Leonardo Bruni se da el desarrollo del Humanismo civil y la construcción del mito de Florencia como una nueva Roma y una nueva Atenas, que no excluye sino que exalta un profundo sentimiento cristiano.

•Duendes entre sacro y profano: Estos "duendes", figuras infantiles derivadas de los "geniecillos" de la clasicidad romana, son angelitos alados desnudos que aparecen en los más importantes monumentos de la primera parte del siglo XV, un signo entre los más identificables del recién estrenado estilo y con los ángeles de la tradición cristiana imponiéndose, gracias a Donatello, como protagonistas en los conjuntos escultóricos más significativos. Un tema que se difunde rápidamente a varias tipologías artísticas.

•El renacimiento de los caudillos: Este es uno de los temas de la antigüedad con el cual se confrontan -aunque no en Florencia donde el ideal republicano prohibe este género aristocrático- los artistas florentinos del primer Renacimiento. Por consiguiente, los grandes ejemplos se encuentran fuera de la ciudad, como el Monumento al Gattamelata de Padua, encargado a Donatello, el primero de la era moderna, colocado en el centro de un gran espacio público como se escogía en el mundo antiguo.

•Pintura esculpida: la escultura recurre a menudo a la policromía, que intensifica el valor expresivo de las obras. En la serie de Hombres y Mujeres ilustres de Andrea del Castagno se instaura una relación entre escultura y pintura que recuerda en las descripciones textuales las estatuas de la antigüedad clásica.

• La difusión de la belleza: A partir del segundo decenio del Cuatrocientos la afirmación del nuevo estilo en la escultura ya no se limita a las grandes obras públicas y la producción de relieves representando a la Virgen con el Niño, inspirados en los modelos de los mayores artistas florentinos, conoce un extraordinario desarrollo; Vírgenes y altarcitos destinados a la devoción expanden prototipos del arte nuevo que se va haciendo accesible para todos. La tradicional escala de los materiales pierde importancia a favor de la calidad de la ejecución. La experimentación conduce, antes del 1440, a la invención de la escultura de terracota esmaltada por parte de Luca della Robbia, fundador de la célebre dinastía. El encanto de sus luminosos esmaltes, económicos y resistentes a la intemperie, triunfa con extraordinario éxito.

•Belleza y caridad. Hospitales, orfanatos, cofradías. Los institutos de asistencia pública son los destinatarios de los principales encargos en la Florencia de inicios delSiglo XV. Los conjuntos arquitectónicos de envergadura se enriquecen con numerosas obras maestras ya que hospitales, hospicios para peregrinos, instituciones de acogida para la infancia así como cofradías y otros, se demuestran lugares en los que el arte asume un papel de comunicación educativa y social. El culto a la belleza y el espíritu cristiano transmite la aspiración de Florencia a ser considerada como la "Ciudad de Dios". El Concilio de la Unión de 1439 –así llamado porque prclamó la unión entre la iglesia griega y la latina, seguida y oficialmente rota por un concilio de la iglesia griega en la misma Constantinopla en 1472– sella la primacía política y moral de Florencia y al mismo tiempo marca el advenimiento del poder de los Médicis.

•De la ciudad al palacio. Los nuevos mecenas. Hacia mediados del Cuatrocientos nace el busto-retrato. En el flamante palacio Médicis, Cosme el viejo y su hijo Piero estrenan un mecenazgo fastuoso rivalizando con el poder público en los prestigiosos pedidos artísticos. Además, otras familias mercantiles seguirán este ejemplo mandando levantar moradas adecuadas para el nuevo cometido social dotándolas de decoración y obras de arte de gusto culto y refinado. Cierra la exposición la maqueta del Palacio Strozzi, la construcción del más grandioso edificio privado de la Florencia del Cuatrocientos, comparándola idealmente con el modelo de la Cúpula del Brunelleschi que abre el recorrido.©


Carmen del Vando

Colaboradora de la revista Crítica desde Florencia - Arte -.


 

 

Redes sociales, ¿necesidad o adicción?

Redes sociales, ¿necesidad o adicción?

Pormenorizado análisis de las Redes Sociales. Las cuales han irrumpido en nuestras vidas, ocupando un lugar destacado en el modo de relacionarnos en nuestro día a día. Deseamos tomar distancia y ofrecer un monográfico interesante y útil sobre todo aquello que rodea su uso y a sus usuarios.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

La familia o la necesidad de andar por casa

La familia o la necesidad de andar por casa

Desde que el 22 de junio de 1981 el Parlamento español aprobara la famosa ley del...

Necesitamos testigos

Necesitamos testigos

Apropósito del Año de la Fe1 proclamado por el Papa Benedicto XVI, realizamos este número...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00
  • La familia o la necesidad de andar por casa

    La familia o la necesidad de andar por casa

    Viernes, 01 Marzo 2013 11:07
  • Necesitamos testigos

    Necesitamos testigos

    Lunes, 01 Julio 2013 14:23
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto