Revista Crítica

Jane Eyre

Parece imposible aportar algo nuevo cinematográficamente a un clásico de la literatura como “Jane Eyre”, ya que la novela ha tenido múltiples adaptaciones. Hay que ser valiente para proponer una nueva al espectador, conocedor ya del argumento, por lo que el elemento sorpresa se puede resentir, o no, sobre todo si se hace una película con una modélica puesta en escena e interpretaciones irreprochables.

Es evidente que Jane Eyre pertenece a la estirpe de películas de época con una heroína inmaculada, cuyo corsé, que lleva en su cotidianeidad, es el reflejo de lo encorsetada que es la sociedad en la que vive. Jane, educada en un orfanato, es contratada como institutriz, por un señor acomodado. La aislada y sombría mansión, así como la frialdad del dueño de la casa ponen a prueba la resistencia y la fortaleza de la joven. Sin embargo, después de reflexionar sobre su pasado, su curiosidad le empuja a regresar para averiguar el secreto que oculta el señor Rochester.

Leer más:Jane Eyre

Un dios salvaje

La trayectoria de Roman Polanski corrobora que es un director que se mueve como pez en el agua en espacios cerrados y atmósferas claustrofóbicas que van minando a los personajes hasta descarnarlos y mostrarlos con su verdadera, y casi nunca complaciente, naturaleza. Estos son argumentos suficientes para que la obra de teatro de Yasmine Reza del mismo nombre haya encontrado acomodo en el mundo cinematográfico del director polaco.

Película inteligente para un público no menos sagaz, “Un Dios salvaje” es una honda y lúcida radiografía de la sociedad actual a través de cuatro protagonistas: dos matrimonios que se reúnen, al principio de forma civilizada, para hablar de la reciente pelea que han tenido sus hijos en un parque. Ese conflicto es el anticipo de otras colisiones sociales que pueden parecer baladíes pero que, sin embargo, generan episodios que violentan a los protagonistas. Porque el encuentro no es más que la punta de iceberg de la condición humana y de la sociedad contemporánea, en la que los comportamientos y hábitos deben ser pulcramente correctos, casi asépticos, en busca de una perfección tan artificial como artificiosa.

Leer más:Un dios salvaje

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

La familia o la necesidad de andar por casa

La familia o la necesidad de andar por casa

Desde que el 22 de junio de 1981 el Parlamento español aprobara la famosa ley del...

Necesitamos testigos

Necesitamos testigos

Apropósito del Año de la Fe1 proclamado por el Papa Benedicto XVI, realizamos este número...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00
  • La familia o la necesidad de andar por casa

    La familia o la necesidad de andar por casa

    Viernes, 01 Marzo 2013 11:07
  • Necesitamos testigos

    Necesitamos testigos

    Lunes, 01 Julio 2013 14:23

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto