Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Actualidad cultural Cultura y fe Por una ancianidad bella

Por una ancianidad bella

Escrito por: Norberto Alcover
Enero - Febrero 2012

Los pasados días festivos con que se cierra un año y arranca otro, me han hecho reconectar con una serie de personas ancianas que forman parte de mi propia familia, pero también de otras. Esas personas que han constituido el fundamento de nuestra sociedad durante años y años, que nos han preparado las plataformas sobre las que discurrimos y que, mejor o peor, esto ya es secundario, se han esforzado por vivir según sus conciencias de ciudadanos y tal vez creyentes honrados y honestos. Han hecho historia, recibida, a su vez, de generaciones anteriores, y así hasta el comienzo del tiempo humano. Las cosas son así. Las quejas sobran. Los ancianos y ancianas son, casi sin excepción, venerables, admirables y, sobre todo, bellos y bellas. Permítanme que me explique.

Muchas veces evitamos, de forma espontánea y por cansancio, honrar a estas personas que ya han descrito su parábola vital y están en el terreno prodigioso, pero tal vez costoso, que les prepara para la definitiva plenitud. Tal es la muerte. Están en el ahí de nuestras casas y de nuestra sociedad. Parece que las soportamos, incluso que nos vemos obligados a atenderlas con grave detrimento de nuestro tiempo tanto laboral como personal. Maldita ley de dependencia que se ha venido abajo por la maldita crisis que nos agobia. De nuevo tantos ancianos y ancianas recaen sobre nuestros hombros a todos los efectos, y nos asustamos ante el pedrusco que oscila sobre sus vidas. Ellos y ellas lo perciben y te confiesan, entre lágrimas, sentirse tan inútiles como sobrantes en la feria de la vida. Nada comentan en voz alta. En susurros, lo dejan caer. Y te duele un montón.

Esta sección se titula desde el comienzo titanio reluciente. Significa que nuestra fe es como el maravilloso museo bilbaíno, ejecutado en titanio puro y duro, pero que necesita de la luz del sol para que reluzca en toda su insuperable belleza. El titanio solamente muestra lo que guarda en su interior si la luminosidad del astro rey se proyecta sobre el metal valiosísimo. De la misma forma nuestra fe cristiana solamente muestra toda su potencialidad de belleza histórica en la medida en que el sol de la cultura ambiental se desploma sobre el conjunto de su realidad. El dogma se hace cercano cuando se inculturiza. Jesucristo se hace comprensible, sin perder un ápice de su misteridad, cuando el tiempo y el espacio se proyectan sobre su persona. El titanio de la fe se torna reluciente mediante la luz de la cultura. De esto va esta sección, reconozco que un tanto extraña.

La ancianidad es parte de nuestra fe. No en vano, estos hombres y mujeres ancianos nos la trasmitieron, a su manera, como estamos haciendo nosotros con las generaciones venideras. Nuestra fe está en deuda permanente con ellos y ellas porque, en definitiva, nuestra fe son ellos mismos, sin escapatoria posible. Pues bien, para que la ancianidad reluzca y muestre el esplendor de su belleza, se hace necesario que desplomemos sobre ella la luminosidad del amor, hasta el punto de que la “cultura del abrazo” produzca la emergencia de “la esperanza escondida”, tantas veces anulada y oscurecida por la distancia y el menosprecio. Hay que luchar, desde la venturosa abnegación, porque la ancianidad experimente una vida de titanio reluciente, desde un soberano acto de fe en la suprema divinidad de la belleza. Por ahí.©


Norberto Alcover

Colaborador de la revista Crítica - Cultura y fe: titanio reluciente -.


 

 

Repaso a nuestros miedos

Repaso a nuestros miedos

¿Qué es el miedo? ¿Cuál es su origen? ¿Son diferentes los miedos de la mujer y del hombre? La construcción social del miedo; El miedo en niños y adolescentes; El miedo desde la perspectiva de la fe; Miedo y pobreza; Miedo y vejez; El cine y el miedo; Miedos cotidianos; El miedo a la muerte, al fin del mundo... En éste monográfico trataremos de dar respuestas a los interrogantes y tratar el miedo desde todas las vertientes.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

La familia o la necesidad de andar por casa

La familia o la necesidad de andar por casa

Desde que el 22 de junio de 1981 el Parlamento español aprobara la famosa ley del...

Necesitamos testigos

Necesitamos testigos

Apropósito del Año de la Fe1 proclamado por el Papa Benedicto XVI, realizamos este número...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00
  • La familia o la necesidad de andar por casa

    La familia o la necesidad de andar por casa

    Viernes, 01 Marzo 2013 11:07
  • Necesitamos testigos

    Necesitamos testigos

    Lunes, 01 Julio 2013 14:23

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto