Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Actualidad cultural Cultura y fe Las bodas de Francisco

Las bodas de Francisco

Escrito por: Norberto Alcover
Septiembre - Octubre 2014

Me pareció fascinante que el Papa Francisco presidiera la celebración de veinte matrimonios en San Pedro, venidos de los suburbios romanos, es decir de las periferias de su diócesis, porque sobre todo Francisco es obispo de Roma. Sea dicho para que los obispos tomen candela.

Pensemos despacio en este curioso, esto sí, acontecimiento civil y religioso. En general, los eclesiásticos, tanto da seculares como regulares, ponemos sumo cuidado en no saltarnos las normas establecidas y todavía más en intentar que en las cúpulas no puedan sospechar que rozamos los límites preestablecidos. De esta manera, nos evitamos cualquier situación problemática, sobre todo si anda por en medio alguna mediación parroquial. Claro está que, en general sabemos que esta actitud a quien perjudica no será a nosotros pero sí al Pueblo de Dios que tenemos confiado: nuestra prudencia es su impotencia. Y en esto de los matrimonios, últimamente andamos de un estrecho subido.

Claro está que el Papa es el Papa, y es de suponer que nadie le rechiste. Pero el hecho es que Francisco, al celebrar en San Pedro este conjunto de síes matrimoniales, ha viajado a sus propios límites en un gesto de tremenda humanidad, si bien se han respetado todas las normativas vigentes. Incluso Gabriella, nada menos que de 56 años, se casó con Guido, de 49, teniendo a su lado a su propia hija, sin que nadie se ruborizara. Originalidad de la situación: Gabriella fue madre soltera. Me dirán los lectores/ as que a estas horas este detalle ya pasa desapercibido, pero recuerdo que hablamos de un matrimonio por la Iglesia y presidido por el Papa de Roma, en su propia sede y ante el entero mundo.

¿Se imaginan Uds. la satisfacción de los cónyuges al vivir seguramente uno de los sueños de sus vidas? ¿Somos capaces de hacernos cargo de los comentarios eclesiásticos que este acto habrá provocado, aumentando así las críticas de los que son más papistas que el mismísimo Papa? Pero sobre todo, estamos ante un acontecimiento pedagógico de altos vuelos, porque lo que ha hecho el Papa lo pueden hacer todos los párrocos del mundo sin miedo a los límites normativos. Y mucha gente botaría de alegría al percibir la cercanía de los eclesiásticos de turno, fueran seculares o regulares, que para el caso tanto da. La alegría de la gente. La misericordia del Señor Jesús. Bodas en Caná. El agua hecha vino. Porque las cosas van por ahí.

El Guggenheim del amor matrimonial muchas veces resulta mortecino y en absoluto refulgente por falta de sol que lance su luz sobre sus láminas maravillosas. El matrimonio cristiano padece exactamente idéntica tristeza desde el punto de vista eclesial: no le iluminamos con la luz de la alegría, la misericordia, hasta negar el asunto de Caná. El papa Francisco, con su decisión, se ha convertido en sol fascinante, de tal manera que el mundo entero ha contemplado la grandeza del matrimonio por la Iglesia cuando se le aborda de manera alternativa. Dejándonos de medidas impertinentes, solamente fruto de una prudencia envejecida por el miedo a las cúpulas. Acabo: sin amor sacerdotal del bueno y verdadero, nuestro Guggenheim declina y acaba en una realidad enfermiza… a la que más tarde golpeamos sin piedad. Qué tipo tan excelente es este personaje del Vaticano.©


Norberto Alcover

Colaborador de la revista Crítica - Cultura y fe: titanio reluciente -.


 

La inteligencia humana

La inteligencia humana

¿Qué nos convierte en una especie inteligente? ¿Qué serie de procesos han desembocado en ello? Porque se ha puesto de manifiesto de forma repetida cuáles son las diferentes inteligencias: la interpersonal/ intrapersonal, musical, espacial, lingüística, lógica matemática, naturalista y corporal cinestésica, CRÍTICA, en éste número atraviesa la barrera de su enumeración y definición para comprender qué suponen realmente y el valor del equilibrio entre todas ellas. Acompáñenos a un viaje al interior de nuestro cerebro, responsable de todas las manifestaciones humanas.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

La familia o la necesidad de andar por casa

La familia o la necesidad de andar por casa

Desde que el 22 de junio de 1981 el Parlamento español aprobara la famosa ley del...

Necesitamos testigos

Necesitamos testigos

Apropósito del Año de la Fe1 proclamado por el Papa Benedicto XVI, realizamos este número...

  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00
  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • La familia o la necesidad de andar por casa

    La familia o la necesidad de andar por casa

    Viernes, 01 Marzo 2013 11:07
  • Necesitamos testigos

    Necesitamos testigos

    Lunes, 01 Julio 2013 14:23

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto