Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Editoriales Desde mi teclado

Desde mi teclado

Escrito por: Manuela Aguilera

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social. Por encima de los ordenadores, comienzan a imponerse los móviles Smartphone (67% de usuarios) y las Tablets (56%) como los dispositivos más usados. Facebook sigue siendo la red líder absoluta de las redes (83%) seguida de Twitter (42%), Tuenti (27%) y Google+ (27%). Redes sociales generalistas (Facebook, twitter, Google+), profesionales (Linkedin), cerradas o abiertas, se van instalando en nuestra vida y las utilizamos cada vez más para relacionarnos, informarnos, compartir lo que sabemos o ignoramos... Lo que llamamos virtual no se entiende, en este contexto, como irreal, falso o ilusorio. No se trata de sustituir lo real, sino de aumentar la realidad mediante la tecnología, lo que permite un tipo de socialización diferente, otra forma de interacción social, un viaje inédito que el ser humano ha decidido emprender sin que se sepa aún cómo acaba. Por eso nos referimos a las redes sociales como "nuevos ambientes", "entornos", "nuevos territorios", "el sexto continente", etc., para indicar que ya son un espacio más de nuestras vidas. Las redes sociales están cambiando la forma de comunicar, los modelos de comunicación y los lugares donde ésta se produce. Estamos pasando de los medios de comunicación de masas a una masa de comunicadores que son emisores y receptores de información al mismo tiempo.

Las redes sociales constituyen un infinito universo de nuevas posibilidades en lo social, lo político, lo educativo, lo relacional, lo informativo, etc., que aún está por ser desarrollado. Complementan las relaciones que el mundo real nos proporciona, aunque se trata de un tipo de relación social poco exigente, en ciertos sentidos débil, pero adecuada para satisfacer las necesidades más periféricas de compañía. Hacen que nos sintamos juntos cuando estamos solos. Y todo el revuelo que originan sólo demuestra aquello que los seres humanos sabemos desde siempre: nuestra necesidad infinita de los otros. Nuestra imposibilidad de concebir la vida sin vivir en relación. De ahí nuestra inmediata adhesión a las redes sociales en cuanto nacieron, de ahí que nos abrazásemos a ellas como si no hubiera mañana, de ahí nuestra ausencia absoluta de pudor al mostrar la intimidad...Ese es el poder actual de las nuevas tecnologías. Facebook, Twitter, Tuenti, etc. son, en un extremo, ventanas en las que conectarnos al mundo y, en el otro extremo, máquinas que supervisan nuestros comportamientos para recolectar datos que permitan dibujar nuestros perfiles. Perfiles que serán vendidos al mejor postor porque detrás de las redes sociales hay un mercado sutil regido por la oferta y la demanda. Las redes sociales son también grandes bases de datos que dejan al descubierto nuestros hábitos, nuestros gustos, nuestras debilidades, preocupaciones, preferencias y fobias. Lo que no sólo es útil para las empresas publicitarias sino para todo tipo de delincuencia.

Los que usamos redes sociales desde hace varios años, y hasta trabajamos con ellas, a veces no podemos de las mismas. Junto con lo expuesto, también es cierta su maravillosa utilidad para mantener el contacto
con familiares y amigos, para ampliar nuestras relaciones sociales, para obtener información, para ser más visibles en diversos entornos, para reafirmar nuestra identidad ante un grupo... Pero la gran pregunta para mí es si su uso conseguirá que seamos simplemente mejores: más libres, más humanos, más críticos, más autónomos, más felices... La vida se nos va en whasappear, chatear, bloguear, twittear... acostumbrándonos a contactos superficiales y efímeros... Pero ni el amor, ni la amistad, ni la verdad son susceptibles de ser tratados atropelladamente... ¡La vida no cabe en 140 caracteres! Exponemos nuestras emociones, con la protección que ofrece la pantalla y con la ayuda de esos horrendos "emoticones" amarillos y estáticos (a mí es que me dan miedo, oiga...) y ya no miramos a los ojos de nadie. Hay personas que incluso se sienten mejor por tener listas de amigos interminables en Facebook o ser seguidos en Twiter por una multitud. Vivimos en un mundo hiperconectado pero inundado de frío y de desamor. El anonimato produce terror, del mismo modo que asusta la soledad. Lo importante es buscar un buen auditorio ante el que exhibir mi precario y encogido yo... Los seres humanos nunca nos hemos puesto de acuerdo en que sea mejor la propia vida en vez de su envoltorio... Andamos juntos, sí, pero cerrados, aislados, en el anonimato, sin los imprescindibles contactos reales con los otros. Sin caricias, sin abrazos, sin echar de menos esa tarea tan ardua y tan humana de encontrarnos. Las redes sociales están muy bien, siempre que no generen adicción, siempre que no sustituyan a la vida y al deseo infinito de vivirla. La vida no puede ser vivida detrás de una pantalla, hay que arriesgarse a vivirla plenamente, sin consideraciones previas y poniendo en el punzante asador toda la carne.©


 Manuela Aguilera

Directora de la revista Crítica


 

Artículos más leídos

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

La familia o la necesidad de andar por casa

La familia o la necesidad de andar por casa

Desde que el 22 de junio de 1981 el Parlamento español aprobara la famosa ley del...

Necesitamos testigos

Necesitamos testigos

Apropósito del Año de la Fe1 proclamado por el Papa Benedicto XVI, realizamos este número...

  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00
  • La familia o la necesidad de andar por casa

    La familia o la necesidad de andar por casa

    Viernes, 01 Marzo 2013 11:07
  • Necesitamos testigos

    Necesitamos testigos

    Lunes, 01 Julio 2013 14:23

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto