23Octubre2018

Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Editoriales Consumo y ciudadanía

Consumo y ciudadanía

Escrito por: Manuela Aguilera
Julio - Agosto 2008

La ciudadanía no consiste únicamente en tener derechos, sino también en tener la capacidad y las oportunidades efectivas que garanticen su ejercicio.

En la actualidad hay personas que entienden que ejercer los derechos políticos de votar y ser votado o tener derechos sociales esenciales como la educación o la salud gratuitas no es tan importante para el ejercicio de la ciudadanía como la posibilidad de consumir bienes materiales, incluso cuando para tenerlos queden menoscabados los derechos políticos. Hemos convertido el espacio sociopolítico o la “ciudad”, entendida como espacio donde ejercer y disfrutar la ciudadanía, en un mercado. Ya no somos ciudadanos y ciudadanas, sino consumidores, es decir, una nueva especie con dos patas cuya finalidad fundamental en la vida consiste en ser un tragaldabas.

En una sociedad que con precisión se denomina “de consumo”, podríamos decir que consumir, o no consumir, o consumir de una determinada manera, es una forma de participar. Incluso podría decirse, en más de un sentido, que nuestra capacidad de consumir es lo que nos constituye en sujetos políticos. Esto significa que el poder ciudadano se limita al poder adquisitivo. Es decir, que quien no tiene capacidad de acceder a los objetos de consumo no es nadie, es, literalmente insignificante. Es invisible. Se diría que en la sociedad de consumo el mercado es ahora el auténtico detentador de ciudadanía.

Hoy, los expertos saben convertir a las mercancías en mágicos conjuntos contra la soledad. Las cosas, –como dice Galeano–, “tienen atributos humanos: acarician, acompañan, comprenden, ayudan, el perfume te besa y el auto es el amigo que nunca falla”. Y las cosas no solamente pueden abrazar, embellecerte, hacerte mejor persona… ellas también pueden ser símbolos de ascenso social, salvoconductos para moverse en una sociedad de clases, llaves de acceso a identidades soñadas: ¿En quién quiere usted convertirse comprando este coche?.

El problema es que el acceso a los bienes o a esta forma de vivir y consumir que se ha instaurado en los países ricos no es una forma de vida universalizable, no puede ser para todos… La quinta parte de la población del mundo consume el 85% de los bienes mundiales y el quintil más pobre ha de conformarse con menos del 2%.

Por otra parte, detrás de nuestras compras y consumos hay una historia personal, cultural, social, económica, política y medioambiental. Están nuestros deseos y necesidades, el entorno social, las condiciones laborales y de vida de quienes fabrican y producen bienes, los recursos naturales gastados, las empresas beneficiadas y su influencia política, los residuos y contaminación generados… Y con frecuencia escuchamos apelaciones a nuestra condición de consumidores para tratar de transformar el mundo en que vivimos. Se nos recuerda que con nuestras decisiones de consumo contribuimos a generar y perpetuar estructuras opresivas para los trabajadores, o destructivas del medio ambiente, que el que unos pocos consumamos tantos recursos hace que otros no puedan disponer de lo mínimo necesario, que el consumismo fomenta la injusticia y la desigualdad y se nos recuerda que si cambiásemos nuestras pautas de consumo individual orientándolas con criterios éticos y responsables, estaríamos facilitando la formación de un mundo más justo y habitable. Pero este planteamiento no es del todo acertado. Con él se está sugiriendo una salida individual y privada a algo que está reclamando a voces una respuesta colectiva y de carácter público. Si se quiere ser eficaz contra la sociedad de consumo, habría que lograr un estatus de ciudadano preocupado por las cosas públicas. Ahí es donde también las organizaciones y redes de consumo tendrían que centrar su atención. Menos en lo que un consumidor individual debería hacer (aunque no deja de ser importantísimo que el consumidor sea consciente y crítico), y centrarse más en lo que –como ciudadanos organizados– pueden exigir políticamente en relación al consumo. En definitiva, exigir el derecho a ser ciudadanos, o sea, a decidir cómo se producen, se distribuyen y se usan los bienes en beneficio de todos, en todos los lugares del planeta, sin orillados y sin excluidos del pastel. ©


Manuela Aguilera

Directora de la revista Crítica


 

 

¿Consumidores o ciudadanos?

¿Consumidores o ciudadanos?

En éste número sobre el consumo que en demasiadas ocasiones es "consumo excesivo", encontrará artículos de Javier Martínez Cortés, sociólogo, Xavier Quinzá Lleó, director del Centro Arrupe en Valencia, Carmelina Vela García, profesora de la Universidad Pontífica Comillas, Araceli Caballero, experta en consumo responsable, entrevista a Vicente Verdú, escritor y periodista, Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de París, entre otras muchas firmas.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Consumo y ciudadanía

Consumo y ciudadanía

La ciudadanía no consiste únicamente en tener derechos, sino también...

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Consumo y ciudadanía

    Consumo y ciudadanía

    Martes, 01 Julio 2008 11:17
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto