Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Monográfico Primeras personas La experiencia Green Wheel. Innovar, educar y trabajar

La experiencia Green Wheel. Innovar, educar y trabajar

Escrito por: Sergio Gallardo Vázquez
Noviembre - Diciembre 2012

Debo confesar que me dio pavor afrontar el reto que la directora de la Revista Crítica, Manuela Aguilera, me encomendó al pedirme describir un proyecto como GreenWheel en tan poco espacio; no obstante, no dude en la necesidad de hacer conocedores al mayor número de personas posible este tipo de iniciativas, pues quizá contribuya con un “granito de arena” a empezar a mirar adelante en tiempos donde ya no sabemos dónde mirar.

La experiencia GreenWheel nació apenas hace unos años, cuando nos propusieron diseñar un “coche ecológico” en nuestro Instituto de Formación Profesional, el IES Francisco de Goya, de Molina de Segura, en Murcia. El cometido no era nada trivial; pues hasta hace pocos años en este sector de la educación no había una cultura de investigación, innovación y desarrollo como lo encontramos en la Universidad; por suerte, hoy día el contexto ha cambiado mucho (o muchísimo) y en FP contamos con Programas Erasmus, becas de intercambio, proyectos de formación dual en empresas, asignaturas de inglés, convocatorias de premios, concursos tecnológicos, de emprendedores, proyectos de innovación, etc., lo que está propiciando una metamorfosis en la Formación Profesional, adaptándose, camaleónicamente, a las continuamente cambiantes necesidades de la empresa y la sociedad.

A esto se sumaba un cúmulo de inclemencias: Sin recursos económicos ni materiales, sin reconocimiento institucional o a nivel de CV, había que llevarlo a cabo fuera de nuestro horario académico, etc., pero, por alguna razón, e inspirados por el director de nuestro Instituto y lider del equipo, Juan García Cuevas, decidimos seguir adelante. De la noche a la mañana, varios alumnos de dos ciclos de ramas diferentes, automoción y electricidad, se implicaron en el proyecto y, a partir de entonces, se convirtieron en los auténticos protagonistas de esta maravillosa experiencia; que se concretó en el diseño de un coche eléctrico puro.

En el congreso Educa2011, celebrado en Madrid, varios asistentes nos hacían reflexiones sobre lo “bueno que sería hacer lo mismo pero lo poco con lo que contaban”; en GreenWheel comenzamos de cero. Como si de un enorme puzzle se tratara, el proyecto fue tomando forma conforme se afrontaban los distintos problemas que el día a día nos presentaba; uno de los más importantes eran los recursos económicos; no existiría GreenWheel si no fuese por varias empresas que creyeron en nosotros, confiaron en nosotros, y nos “patrocinaron”; debiendo agradecer especialmente su colaboración a las PYMES, que fueron la gran mayoría, por el enorme esfuerzo que esto supone para ellas. Unas nos daban retales de aluminio, otras rodamientos, también conseguimos algún extintor, y poco a poco, fuimos solventando tan arduo problema. Alumnos y alumnas, junto con el profesorado que armonizaba el proyecto, “hostigaban” amigablemente a las empresas, dedicando gran parte de su tiempo personal a establecer este valioso vínculo. En contra de todo pronóstico, los problemas no separaron al grupo, sino que con cada estrechez nos hacíamos más fuertes, más creíamos que podíamos, que debíamos hacerlo. La dedicación también supuso un agravio, pues frente a la Universidad, donde la Investigación forma parte de la labor del PDI (Personal Docente e Investigador), donde se cuenta con trabajos académicamente dirigidos, proyectos finales de carrera, etc., que permiten “embeber” estas iniciativas en el propio modelo educativo, Green- Wheel se realizó fuera de horario académico, con el mismo espíritu que el primer ordenador IBM, en un taller grande no por el espacio, sino por la calidad humana.

Y al final los problemas se convirtieron en una realidad, naciendo Ecocar I, el primer prototipo que, en escasos días, debía competir en la Shell Eco Marathon 2011, que se celebraría, nada y nada menos que en Lautsiz, Alemania. El éxito de contar con un primer prototipo reverberó en nuestra comunidad, debiendo presentarlo en sociedad antes de la partida; apenas tuvimos tiempo para comprobar que “rodaba y era fiable”. La experiencia GreenWheel se trasladaría a Alemania en el mes de Mayo, una representación de profesores y alumnos, en la misma precariedad que acompañó el desarrollo del mismo, “nos liamos la manta a la cabeza” y nos aventuramos a competir en la carrera de eficiencia energética más importante que se celebra internacionalmente en esta categoría. Como no podía ser de otra forma, no nos alojaríamos en un hotel, acampamos próximos al circuito junto a las miles de personas de distintas nacionalidades de toda Europa que allí se congregaron. Las noches compartidas con nuestros alumnos, las idas y venidas a comprar víveres, “pedir lavavajillas a unos italianos”, ir a la ducha y olvidar la toalla, hacer patria con una tortilla de patatas cocinada de noche sin apenas luz, escucharlos “chapurrear” su inglés con otros alumnos de varias nacionalidades, etc., hicieron de un desastroso viaje y una inexistente logística, una convivencia que, en mí, personalmente y como docente, tanto de Universidad como de FP, marcaron un antes y un después. Nada ha vuelto a ser igual; creer en algo nos hizo más fuertes, confiar en nosotros nos hizo llegar allí, ser todos UNO convirtió una maravillosa experiencia en otro gran logro, conseguimos ser los primeros de la Región de Murcia, los segundos de España y los décimos de Europa en nuestra categoría; similares resultados nos acompañan desde entonces en otras tantas competiciones nacionales, como la Solar Race Región de Murcia, e internacionales, como la Educ Eco Challenge (Francia), y asistimos a numerosos eventos con los alumnos, como los Premios FP Emprende, por ejemplo, y multitud de medios televisivos, de prensa escrita y medios Web publican noticias y reportajes sobre GreenWheel y sus logros… Sin embargo, quien les escribe piensa que todo esto es un bien colateral; una mera herramienta; no es un éxito en sí mismo, es la forma de conseguir que alumnos que eran prometedores fracasos escolares hayan sido destacados estudiantes y hoy tengan un puesto de trabajo; que aquellos con cargas familiares dediquen tiempo personal a este proyecto, que no haya distinción de clases sociales, ni de nacionalidades, ni de género, sino que alumnos más acomodados y menos acomodados, españoles, colombianos, marroquíes, padres de familia, desempleados, hombres y mujeres, han aportado ese “granito de arena” al que me refería en las primeras líneas del presente artículo, que hayan mirado hacia delante, soportando estoicamente las inclemencias que se han encontrado, que hayan superado con creces barreras sociales que los marcaban por el mero hecho de ser alumnos de FP, que una vez más, nos han “re-educado” y nos han demostrado que debemos estar abiertos a aprender, a creer en las capacidades personales y a no dejar a los problemas la justificación de no hacer la encomiable tarea que la sociedad nos pide hoy día, trabajar para innovar nuevos métodos que nos permitan no perder la luz del faro que nos guía: EDUCAR.©

www.greenwheel.es
sergio.gallardo@murciaeduca.es


Sergio Gallardo Vázquez

Dpto. de Ingenieria Electrónica. Universidad de Sevilla
Dpto. de electricidad y Electrónica. IES Francisco de Goya de Murcia

 

Hacía dónde va la educación

Hacía dónde va la educación

Número que analiza el estado de nuestro sistema educativo actual, así como abre una serie de interrogantes en torno a la metodología, los retos de los nuevos educadores, los nuevos entornos y tecnologías, el éxito en el aprendizaje, formación y retos del profesor del futuro, entre otros.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

La familia o la necesidad de andar por casa

La familia o la necesidad de andar por casa

Desde que el 22 de junio de 1981 el Parlamento español aprobara la famosa ley del...

Necesitamos testigos

Necesitamos testigos

Apropósito del Año de la Fe1 proclamado por el Papa Benedicto XVI, realizamos este número...

  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00
  • La familia o la necesidad de andar por casa

    La familia o la necesidad de andar por casa

    Viernes, 01 Marzo 2013 11:07
  • Necesitamos testigos

    Necesitamos testigos

    Lunes, 01 Julio 2013 14:23

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto