24Septiembre2022

Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Monográfico Análisis Historia y perfiles de algunas mujeres científicas

Historia y perfiles de algunas mujeres científicas

Escrito por: Berta Marco
Marzo - Abril 2012

Cuando hablamos de iconos nos referimos a representaciones que producen un cierto impacto en nosotros aunque no sean perfectas; del icono se esperan armonía, belleza, simplicidad. Cuando el icono no es una imagen sino una persona humana, se convierte en referente: observamos aspectos de su personalidad con los que nos identificamos aunque no coincidan exactamente con los nuestros. A lo largo de la historia de la ciencia, las mujeres han sido iconos referenciales fundamentalmente por dos cosas, su calidad humana y su excelencia científica.

Breve visión histórica y cambio historiográfico

La contribución femenina a la ciencia ha estado filtrada durante siglos por numerosos estereotipos derivados de la propia concepción de la ciencia: fría, objetiva, conceptual…Y la psicología femenina del momento, que definía a la mujer por la sensibilidad y los sentimientos. Su tardío acceso a la Universidad ha contribuido asimismo a proyectar una imagen estrictamente masculina en la ciencia, con escasas excepciones, y los campos a los que ha podido acceder con más facilidad a lo largo del tiempo, han sido los de la medicina (la mujer asociada al “cuidado”, muy especialmente la obstetricia) y los que requerían medidas repetitivas, como la cristalografía o la astronomía), siempre en dependencia de colegas varones.

Al comienzo del siglo XX empiezan a aparecer en Centroeuropa mujeres que siguen carreras universitarias y que se plantean seguir estudios e iniciar investigaciones. Su suerte va a depender de la calidad de sus maestros y su apertura de miras; algunos, como el famoso físico Max Planck, las aceptan con unas ciertas precauciones para que no “distraigan” a sus compañeros. Estamos en la etapa del gran paradigma físico-químico cuando están formulándose la nueva teoría atómica, la teoría cuántica, la relatividad de Einstein y está a punto de lograrse la fisión nuclear. Las fotos de la época dejan ver a una figura femenina menuda en medio de los que luego fueron los físicos y químicos más importantes de su tiempo: Bohr, Heisenberg, Pauli… Se trata de Lise Meitner, una científica austriaca, física, discípula de Planck, que trabajaba por entonces con Otto Hahn y Fritz Strassmann, químicos, en el Instituto Kaiser Wilhelm de Berlín. Para su trabajo, y consiguientemente su aislamiento de los colegas, se había habilitado en el sótano del citado Instituto una vieja carpintería. El logro de la fisión nuclear correspondió a este equipo, pero Lise Meitner pasó sin el debido reconocimiento, a pesar de ser la intérprete teórica del mismo. Circunstancias variadas contribuyeron a este error histórico.

Hasta los años setenta del siglo XX no se empieza a dejar constancia en el plano internacional, del papel de la mujer en la ciencia. Se da el caso de que sobre Lise Meitner escribió un gran científico e historiador de la ciencia, el Prof. Fritz Krafft, un importante artículo en la prestigiosa revista Angewandte Chemie1, publicado en Alemán, en 1978, a propósito del Centenario de su nacimiento. Pero su figura no ha sido completamente desvelada hasta que otra mujer tomó la pluma para escribir sobre ella. Entonces, se produjo una verdadera revolución historiográfica. Ruth Levin Sime2, la biógrafa de Lise Meitner, empezó por replantearse las fuentes históricas empleadas hasta entonces, incorporando a ella abundante material autobiográfico y las innumerables cartas fruto de sus relaciones con sus colegas. Surge de ahí una nueva Lise Meitner, desconocida hasta entonces, mucho más crecida en su personalidad humana e inserta de lleno en la ciencia de su tiempo. Han seguido otras biógrafas mujeres que han rescatado para nosotros personalidades como la de Bárbara Mc Clinton o la de Rosalind Franklin y, muy recientemente, las nuevas aproximaciones feministas al rol de la mujer en la Ciencia3. También la vida de Kathleen Lonsdale ha dado un vuelco, en la misma línea, tras analizarse todo su legado por parte de la Royal Society Británica donde trabajó toda su vida bajo la dirección del cristalógrafo William Henry Bragg.

Mujeres Premio Nóbel

El año 2009 marca un hito en el reconocimiento al trabajo de la mujer por parte de la Fundación Nobel. Cuatro mujeres fueron galardonadas, tres en Ciencias, dos de ellas recibieron el Nobel en Psicología y Medicina y una en Química; la cuarta lo fue en Economía; con ello la presencia femenina se eleva al 31% del conjunto de los premiados (826 personas en total). Aún así, las diecisiete mujeres científicas Premios Nobel no representan más del 2,8 % del conjunto de los científicos galardonados (Datos tomados de Science 30 Octubre, 2009).

Las raíces judías caracterizan y condicionan la vida de algunas mujeres científicas especialmente relevantes; también las de científicos de la talla de Einstein y Bohr, entre otros. Preguntados, en las entrevistas que siguen al reconocimiento del Nobel, por qué esta capacidad tan extraordinaria, han contestado que la comunidad judía ha vivido muy ghetorizada en sociedades diversas y esto les ha llevado a concentrarse sobre sí mismos y a cultivar mucho la inteligencia.

En las últimas décadas, dos mujeres judías han recibido el Premio Nobel, Rita Levi Montalcini (Fisiología y Medicina, 1986), y Ada E. Yonath (Nobel de Química, 2009), la primera israelí galardonada. En el campo de la Química sólo aparecen con anterioridad tres mujeres: Marie Curie, su hija Irene, y Dorothy C. Hodgkin y se da la circunstancia de que entre esta última y Ada E. Yonath, han transcurrido nada menos que cuarenta y cinco años.

El icono y sus matices: Rita Montalcini

Si cuando hablamos de iconos nos referimos a un impacto global de la imagen que recibimos, la de la italiana Rita Lévi-Montalcini, queda expresada en el título de uno de sus libros, el más famoso, de carácter autobiográfico: Elogio de la imperfección, muy tardíamente traducido al castellano (Tusquets, 2011). Trata en él de expresar lo que ha sido su vida personal y científica, un resultado magnífico con renuncias conscientes de ambos lados, algo parecido a las desarmonías del sistema nervioso, con las que se identifica, campo al que ha dedicado toda su trayectoria de investigadora; ambas cosas le hacen pensar que la imperfección se compadece mejor con la naturaleza humana, también imperfecta en sí misma. Rita recibió el Nobel en reconocimiento a su identificación del llamado factor de crecimiento del sistema nervioso. Su vida proyecta una casi innata pasión por la ciencia. A las alturas de sus casi ciento tres años, sus expresiones llaman la atención por el reconocimiento hacia colegas, maestros y colaboradores, así como su tono optimista y esperanzado, proyectando en todo una gran finura y calidad humana. Rita ha transitado por la vida científica con gran determinación personal, con renuncias deliberadamente asumidas, no impuestas, y estableciendo sólidas colaboraciones y lazos de amistad. Stanley Cohen, con quien compartió el Nobel, dijo de sus relaciones de trabajo: “Nosotros somos buenos, pero juntos somos estupendos”.

La vida científica de Rita está marcada por dos realidades que se dan en su persona, su condición de mujer y su raza judía. Su padre, autoritario y fiel a su tiempo, procuró para sus hijas un “bachillerato femenino”, que impedía la entrada en la Universidad. Luchó contra ello logrando hacer Medicina y cuando terminó e iba a iniciar unas investigaciones, la ley de Musolini4, que impedía el acceso de los judíos a la Universidad y al ejercicio de la profesión, la recluyó en su casa. Sin venirse abajo, en su misma habitación instaló un pequeño laboratorio (ella lo califica: “al estilo de Robinson Crusoe”) en el que trabajó intensamente, leyendo a su vez toda la bibliografía relativa al campo en el que estaba interesada. Fruto de este trabajo fue la invitación que recibió a integrarse en un equipo en la Universidad de Washington, San Luis, donde permaneció a lo largo de tres décadas. Actualmente Rita Levi es senadora vitalicia en Italia, mantiene una cierta actividad científica, y dirige la Fundación Rita Levi-Montalcini Onlus, creada, en 1992, por ella y por su hermana gemela, Paola, con fines sociales: la educación y formación de la mujer africana.

La Universidad Complutense concedió a Rita, en 2009, el Doctorado Honoris Causa. En esa ocasión ella habló de la importancia de mantener la actividad cerebral y de cómo las células nerviosas se regeneran. En referencia a su persona dijo: “Nunca he pensado en mí misma. Vivir o morir es la misma cosa porque, naturalmente, la vida no está en este pequeño cuerpo. Lo importante es la forma en que hemos vivido y el mensaje que dejamos. Eso es lo que nos sobrevive, eso es la inmortalidad”.

En la cadena de la transmisión de la vida: Ada E. Yonath

El ribosoma, compuesto por un entramado de ácidos ribonucleicos y proteínas, es el lugar en el que se realiza la transmisión genética. Actúa como una especie de fábrica de proteínas. Precisa, para hacer su tarea de transcribir y traducir la información genética contenida en el DNA, a través de su “código”, de dos ayudantes, dos ácidos ribonucléicos, el RNA mensajero (ácido ribonucléico mensajero) y el RNAt o transferente. El primero transmite la información y el segundo la traduce. El conocimiento de la estructura del ribosoma es esencial para llegar a conocer el origen de la vida, pues todas las hipótesis actuales apuntan hacia el RNA y no el DNA como se creía en un principio, asunto muy complicado, pues las proteínas son el resultado de la transmisión genética pero también son componentes del ribosoma, por lo tanto, ¿Quién fue antes, el huevo o la gallina? Pues bien, en esa cadena tan fundamental se inscribe la aportación de la científica israelí Ada E. Yonath que le valió el Nobel del año 2009 compartido con otros dos científicos: “Por sus trabajos sobre la estructura y función del ribosoma”. La comprensión de la función presuponía el conocimiento de su estructura tridimensional para poder observarla por métodos cristalográficos, pero, previamente, había que conseguir su cristalización, una tarea ingente por el propio carácter complejo del ribosoma. Ada pasó veinte años en este trabajo, incorporando las nuevas técnicas cristalográficas basadas en la cristalografía de difracción de Rayos X y microscopías del tipo efecto túnel; de este modo contribuyó poderosamente al desarrollo de la investigación científica básica. Ada se fijó en el hecho de que los ribosomas de los osos que pasan largos meses en hibernación, mantenían su estructura y a partir de ellos obtuvo los primeros cristales; más adelante, utilizó ribosomas de bacterias que sobreviven a las difíciles condiciones de vida del Mar Muerto. A partir de la estructura, trató de descubrir la “función” del ribosoma y esto le llevó a abrir camino al conocimiento de la acción de casi todos los antibióticos, tarea en la que sigue empeñada. Su vida científica ha estado marcada por algunos emocionados EUREKAS; vitalista, amante de la imaginación y de la creatividad, del estudio y la investigación, ha hecho su papel de “corredora de fondo”, a veces acompañada del escepticismo de los que se movían en su propio campo, que trataban de desviarla de su objetivo. Constancia y resistencia la llevaron al Nobel. Se dice guiada en todo momento por la curiosidad y apasionada por las grandes cuestiones, la transmisión y el origen de la vida en las que sigue empeñada. Ada E. Yonath nació, en 1939 en un barrio de Jerusalén en el seno de una familia judía; su padre era rabino. Vivió su infancia en extrema pobreza pero a su mínima casa, compartida con otras dos familias, siempre, de algún modo, llegaron los libros; de ahí su afición a la lectura y después al estudio. Con su buen expediente fue consiguiendo ayuda para proseguir estudios. Es Licenciada por la Universidad Hebrea de Jerusalén y Doctora por el prestigioso Instituto Weizmann en Rehovot, Israel donde trabaja actualmente. Ha hecho investigación en el Instituto Max Planck y en el MIT de Massachussets, entre otros. Su trabajo en Biología Estructural le ha hecho moverse entre varias disciplinas. De sus convicciones personales ha dicho: “Si estamos felices con lo que hacemos, somos mejores personas”.©

NOTAS

1. Fritz Krafft, 1978: Lise Meitner: Her Life and Times. On the Centenary of the Great Scientist’s Birth. Angewandte Chemie International Edition in English, Vol. 17, 11, pp 826-842
2. Ruth Levin Sime, 1996: Lise Meitner: A Life in Physics. University of California Press, USA.
3. Julie Des Jardins, 2010: The Madame Curie Complex. The Feminist Press, New York, USA.
4.Manifesto degli scienciate razzisti, 1938, conocido como: Manifesto della Razza.


Berta Marco

Fundación Castroverde


 

 

Iconos femeninos de nuestro tiempo

Iconos femeninos de nuestro tiempo

El artículo marco de este monográfico es “El feminismo hoy”, punto de partida para ahondar en el conocimiento de la mujeres que han destacado en el campo del saber y de la cultura. Haciendo un repaso de todos aquellos iconos femeninos de la literatura, la ciencia y la investigación, en el cine y la publicidad, mujeres en el poder, la educación, el deporte, la poesía y la religión.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Consumo y ciudadanía

Consumo y ciudadanía

La ciudadanía no consiste únicamente en tener derechos, sino también...

Por qué nos duele la vida

Por qué nos duele la vida

Pocas experiencias humanas alcanzan tal grado de universalidad como el dolor. Su registro es tan...

Como lágrimas en la lluvia

Como lágrimas en la lluvia

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Consumo y ciudadanía

    Consumo y ciudadanía

    Martes, 01 Julio 2008 11:17
  • Por qué nos duele la vida

    Por qué nos duele la vida

    Sábado, 01 Septiembre 2012 13:07
  • Como lágrimas en la lluvia

    Como lágrimas en la lluvia

    Sábado, 01 Marzo 2014 13:54
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto