Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Monográfico Decálogo Otras voces sobre la familia

Otras voces sobre la familia

Escrito por: Joaquín Suárez Bautista
Marzo - Abril 2013

- cuestionamiento y puntualizaciones -

Los lazos de sangre
no tienen importancia
si no están
confirmados en el espíritu
(Giovanni Papini)

1. En la comunidad cristiana que el sacerdote y poeta Ernesto Cardenal creó en Nicaragua entre campesinos, artesanos y pescadores del lago de Solentiname, los parroquianos compartían sus comentarios al Evangelio. Al pasaje en que Jesús se pregunta en voz alta ¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? y se responde afirmando:
Cualquiera que hace la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre, los asistentes a la misa dominical intervinieron diciendo:

2. (La familia extendida)

Nos hace ver que la familia nuestra se puede hacer más grande.
Todo el que trabaja por el bien común de todos ése es un hermano y una madre; parece que nos da a entender que cuando todos luchamos por un ideal en común para todos, ésa es una sola familia.
Su familia son los que están con él luchando por la causa por la que él lucha.
Cualquiera que sintiera como propia cualquier injusticia que se cometiera en cualquier parte del mundo era su hermano.

3. (La familia hasta cierto punto)
Hay quienes defienden su familia, aunque haga algo malo sólo porque es su familia; algunos aunque sean hermanos de sangre de uno no están nada unidos a uno.
A veces uno es más hermano de otra persona extraña que de algún hermano.
Todo revolucionario, pues, tiene que ser despegado de su familia.
Muchos de esos que eran su familia son los que después lo dejan solo, muriéndose, lleno de moscas.

4. (Amor de madre)
El no estaba excluyendo a María su madre; lo que quiere decir es que esa gente le interesa tanto como le pudiera interesar su madre; y ella no se resentía por eso, no quería al hijo para ella sola. María puede haber llegado donde el hijo a decirle que no estuviera comprometiéndose, no hay nada malo en que una madre actúe así, era lo natural en una madre. Pero ella comprendería las palabras de él y vería que tenía razón.
Como comprende a su hijo revolucionario toda madre que también es revolucionaria.

5. De hecho, hay otros pasajes más en los Evangelios que parecen relativizar, incluso objetar abiertamente, la sagrada institución de la familia tradicional: No llameis a nadie padre.
Si uno viene a mí, y no odia a su padre y a su madre, y a su mujer e hijos, y hermanos y hermanas, no puede ser mi discípulo.
El que quiere a su padre o a su madre, o a su hijo o hija, más que a mí, no es digno de mí.
He venido a enemistar al hijo con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con la suegra, así que los enemigos de uno serán lo de su propia familia.
Parece que ya de adolescente apuntaba maneras respondonas con sus padres:
¿Es que no sabíais que debo ocuparme de los asuntos de mi Padre ?, replica a unos padres que lógica y solícitamente le buscaban angustiados. Vamos, vamos.

 

6. Mi casa, mi mujer, mi coche, nuestros hijos, los nuestros...
El orígen patriarcal sigue impregnando de sentido patrimonial a la familia.
Y la consanguineidad crea lazos de solidaridad un tanto mafiosa, de "cosa nostra", de mutua interdependencia interesada, de fidelidades afectivamente recompensadas, estableciendo un régimen de tácitas obligaciones y controles sobreentendidos.

7. Frente a una concepción de la familia como recinto cerrado de intereses mutuos, en que los afectos y reconocimientos no surgen del amor desinteresado, hemos de: aceptar que en el otro viven otras presencias además de la nuestra; no pretender creernos imprescindibles en sus necesidades y en sus preocupaciones; querer, ante todo, como la mayor prueba de amor, que el otro sea fiel a sí mismo; en el seno del abrazo más amoroso, consideremos que estamos abrazando  a un ser libre, lleno de posibilidades que se nos escapan; el otro nos interpela cuando nos contraría, e incluso si el choque nos quebranta, nos convierte en otro yo con su revelación.

(Roger Garaudy, "Palabra de hombre")

8. "Vuestros hijos no son hijos vuestros, de vuestra propiedad,
Son los hijos y las hijas de la Vida, deseosa de perpetuarse, de renovarse.
Vienen por medio de vosotros, concebidos por vosotros,
Pero no de vosotros, sino en vosotros.
Y aunque están con vosotros, a vuestro cuidado,
no os pertenecen, no son posesión vuestra.
Podéis darles vuestro amor, vuestro cariño,
pero no vuestros pensamientos, vuestras ideas,
porque ellos tienen su manera de pensar, su propia mentalidad,
Podéis cobijar sus cuerpos, y protegerlos,
pero no sus almas, la intimidad de su espíritu,
porque sus almas habitan el porvenir, son el futuro,
al que no podéis acceder ni en sueños, ni preverlo.
Podéis haceros a ellos, aceptarlos como son,
pero no intentéis que ellos sean como vosotros, a vuestra semejanza.
Vosotros sois los arcos tensados, desplegados
y vuestros hijos las flechas disparadas hacia la lejanía
pero otra es la mano certera del Arquero que os despliega a ambos."

(Gibran Jalil Gibran, "El Profeta")


Joaquín Suárez Bautista

Colaborador de la revista Crítica - Decálogo -.


 

 

Retrato de familia

Retrato de familia

En este número, Crítica lleva a cabo una radiografía sobre la familia en nuestro país, aunque los nuevos modelos y unidades familiares ocuparán el grueso de nuestro monográfico se da una visión amplia de todos aquellos problemas y conflictos que se dan dentro del seno familiar, como siempre aportando una visión multidisciplinar apoyada y respaldada por prestigiosas firmas especializadas en el tema.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

La familia o la necesidad de andar por casa

La familia o la necesidad de andar por casa

Desde que el 22 de junio de 1981 el Parlamento español aprobara la famosa ley del...

Necesitamos testigos

Necesitamos testigos

Apropósito del Año de la Fe1 proclamado por el Papa Benedicto XVI, realizamos este número...

  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00
  • La familia o la necesidad de andar por casa

    La familia o la necesidad de andar por casa

    Viernes, 01 Marzo 2013 11:07
  • Necesitamos testigos

    Necesitamos testigos

    Lunes, 01 Julio 2013 14:23

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto