Revista Crítica

Usted está aquí: Inicio La Revista Monográfico Decálogo Provisionalidad

Provisionalidad

Escrito por: Joaquín Suárez Bautista
Marzo - Abril 2014

- La temporalidad condicionada -

"Tal vez se pueda ir a las grandes y últimas cuestiones
fundamentales de la vida, y hablar allí de un lanzamiento
en lo incierto".
(Peter Wust, "Incertidumbre y riesgo")

1. “En la parábola del hijo pródigo el menor de los hermanos abandona la seguridad de su casa y se lanza al riesgo de un mundo desconocido, el hermano mayor, en cambio, se queda en la tierra firme de posesión paterna, trabajando fielmente, cumpliendo sus deberes y salvaguardando así un orden de vida heredado.” (Peter Wust)

2. Imaginemos como continuaría la narración evangélica: cómo se sentiría consigo y con su hermano en adelante después del fallido intento de hacerse una vida propia alejado del cobijo familiar.

La moraleja reaccionaria no se hace cargo de que quien abandona lo que le es familiar para emprender un camino iniciático de sí mismo y de su lugar en el mundo no tendrá donde regresar, porque él ya no será el mismo y no encajaría dignamente en el estado de cosas consabido. Desinstalado…

3. Desinstalado de las supuestas verdades indiscutibles, las lealtades incondicionales, las fidelidades a toda costa, los compromisos irrevocables.
Desengañado del cartón-piedra de los muros de sustentación, los pilares inamovibles y los sólidos cimientos sobre terreno pantanoso.
Decepcionado de las solemnes promesas de amor eterno y de felicidad inalterable.
Despertó del sueño americano y de otros pretendidos paraísos soñados, desconfió de los bastones retráctiles, de los de caña quebradiza y de todo apoyo inconsistente.

4. El descontento existencial que impele a la búsqueda de algo distinto que podría ser mejor desencadena y pone en marcha recursos propios, se empeña en salir adelante, y sale.
Mientras que tanto del satisfecho afortunado como del resignado a sus infortunios, tanto del que alardea de haber sentado su cabeza, como del que tiene culo de mal asiento, poco se pude esperar de ellos, porque poco pueden ofrecer de sí mismos.

5. “Es verdad que la seguridad en la vida tiene su justificación y su sentido profundo.
Se encontrará, por tanto, natural que el ser humano aspire a él y quiera protegerse contra las inseguridades de su misma existencia.
Pero, si se investiga alrededor de la esencia de la vida, parece ésta estar más bien en secreta alianza con la inseguridad que con la seguridad.” (Peter Wust)
La incertidumbre de la vida misma nos plantea continuamente retos con los que pone a prueba nuestra capacidad de afrontar lo imprevisible y salir a flote del naufragio, para volvernos a embarcar en otra que no podemos rehuir sino intentar superar.

6. Llámale como quieras, Casualidad, Azar, Destino o Divina Providencia: nuestra herencia genética, que tanto condiciona nuestra manera de ser y de comportarnos, es el resultado de imponderables combinaciones, la base de nuestra evolución ulterior.
Además, gran parte de los éxitos o fracasos que experimentamos en la vida provienen de la suerte más que de nuestra voluntad o habilidad: estar en el lugar adecuado en el momento oportuno, por ejemplo.

7. Freud asigna a la religión la tarea de “reconciliarnos con la crueldad del destino”:
“La religiosidad está relacionada biológicamente con el prolongado desamparo y continua necesidad de asistencia que sufre el ser humano cuando es niño.
Cuando años después, ya adulto, percibe su abandono real y su debilidad ante las poderosas fuerzas de la vida, se ve entonces en un estado parecido al de su infancia, razón por la que busca impugnar esta situación resucitando, por vía regresiva, los poderes protectores de que gozó en aquella edad” (Totem y Tabú).
Un Padre todopoderoso, un Angel de la guarda, un Santo protector, un Salvador.

8. Es la conciencia de lo precario de nuestra condición humana, –inseguridad, desamparo–, la que relativiza la ampulosidad, la rotundez, de la retórica de nuestro lenguaje.
Así, cuando digo “¡jamás!”, simplemente expreso mi deseo actual de negar mi asentimiento, una convicción moral con voluntad de permanencia indefinida.
Pues nuestra vida es un proceso de desvelamiento: lo que hoy ves meridianamente claro, puede que algún día ya no lo veas así, lo que ahora te vale puede que mañana lo tengas que desechar, y lo harás sin mayores contemplaciones, te lo debes.

9. Y cuando digo “¡para siempre!”, simplemente formulo mi firme intención de que así sea.
Con lo que afirmo me reafirmo, eso es todo. Lanzo al por-venir un desafío (?) que mantener o no, una apuesta conmigo mismo dispuesto a perderla para ganarme, si llega el caso. El incierto futuro no resulta irreversiblemente hipotecado.
Ya que no hay otra fidelidad absoluta que a la conciencia responsable ante sí misma de lo que queremos ser, de lo que queremos hacer con nuestra propia vida.
Fidelidad que nos debemos a nosotros mismos, en primer lugar.

10. “¡No me vengáis con conclusiones!”, bramaba irritado Fernando Pessoa, “La única conclusión es morir”, sentenciaba. Mientras tanto, todo es provisional.
Incluso la palabra dada es pronunciada en el tiempo, y será el tiempo el que la confirme o la revoque; también ella está sujeta a la provisionalidad que le es propia a la condición humana. Moverse por el andamio no resulta cómodo, pero es donde estamos, por los sólidos puentes de piedra sólo de paso, siempre de paso.©


Joaquín Suárez Bautista

Colaborador de la revista Crítica - Decálogo -.


 

 

El tiempo, una cuestión siempre abierta

El tiempo, una cuestión siempre abierta

El monográfico de éste número trata de definir, medir y pesar aquello que se nos escapa entre los dedos como granos de arena: El tiempo. En toda su amplitud, desde la perspectiva metafísica hasta la social, cultural y humana. Encuentre una fotografía de cómo pasa el tiempo a través del ser humano.


Ver revista Descargar Suscribirse

Artículos más leídos

Desde mi teclado

Desde mi teclado

El 93% de los internautas españoles tienen una cuenta activa en al menos una red social....

La educación no es neutral

La educación no es neutral

Para transformar la sociedad es necesario formar sujetos críticos y creativos, y...

Crítica cumple 100 años

Crítica cumple 100 años

Hace exactamente 10 años, en el año 2003, yo misma titulaba el editorial de la...

La familia o la necesidad de andar por casa

La familia o la necesidad de andar por casa

Desde que el 22 de junio de 1981 el Parlamento español aprobara la famosa ley del...

Necesitamos testigos

Necesitamos testigos

Apropósito del Año de la Fe1 proclamado por el Papa Benedicto XVI, realizamos este número...

  • Desde mi teclado

    Desde mi teclado

    Miércoles, 01 Mayo 2013 09:48
  • La educación no es neutral

    La educación no es neutral

    Martes, 01 Marzo 2011 13:57
  • Crítica cumple 100 años

    Crítica cumple 100 años

    Domingo, 01 Septiembre 2013 00:00
  • La familia o la necesidad de andar por casa

    La familia o la necesidad de andar por casa

    Viernes, 01 Marzo 2013 11:07
  • Necesitamos testigos

    Necesitamos testigos

    Lunes, 01 Julio 2013 14:23

Redes Sociales

Newsletter

Suscríbase a nuestras newsletters para recibir nuestros últimos comunicados
eMail incorrecto